INDEMNIZACIÓN POR DESPIDO: REQUISITOS FORMALES PARA SU EXENCIÓN EN EL IRPF

Retenciones a cuenta del IRPF en las indemnizaciones por despido

En la carta de despido de un trabajador consta el  carácter improcedente del mismo. Y, ante la duda de si en este caso la indemnización satisfecha por la empresa está exenta de IRPF, eleva consulta ante la DGT, quien concluye:

1. Que al no haber sido reconocida la indemnización en el acto de conciliación ante el SMAC o mediante resolución judicial, la cantidad recibida por ese concepto está sujeta y no exenta de IRPF. En consecuencia, resulta procedente que la empresa practique retención a cuenta sobre el importe abonado al trabajador, que tiene la consideración de rendimiento del trabajo.

2.  No obstante, a la indemnización percibida se le puede aplicar la reducción del 30% prevista en casos de rendimientos obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo, siempre que el número de años de servicio del trabajador en la empresa haya sido superior a 2 (periodo considerado de generación del rendimiento), y se cumplan las siguientes condiciones:

a) En el plazo de los 5 periodos impositivos anteriores, el trabajador-contribuyente no puede haber aplicado esta reducción sobre otros rendimientos con periodo de generación superior a 2 años.

b) La cuantía del rendimiento íntegro sobre la que se aplica la reducción no puede superar los 300.000 euros anuales. Además, cuando la cuantía esté comprendida entre los 700.000,01 euros y 1.000.000 euros, la cuantía del rendimiento sobre la que se aplica la reducción no puede superar el importe que resulte de minorar 300.000 euros en la diferencia entre la cuantía del rendimiento y 700.000 euros. Y cuando la cuantía fuera igual o superior a 1.000.000 euros, la cuantía sobre la que se aplica la reducción es cero.

 

 

BUFETE JURÍDICO Y TRIBUTARIO BAILÉN, S.L.P.